Pago de comisiones

06.12.2018

Volver

Un empleado entró a su correo personal usando la PC del trabajo, el sistema automáticamente monitoreó los últimos correos enviados y recibidos. En uno de los mensajes, el DLP detectó que el empleado realizó una pregunta muy común en estos casos, “¿cuánto hay para mí por acelerar la gestión?”.

En la auditoria quedo demostrado que el destinatario del mail era un empleado de una empresa candidata a cerrar un importante contrato de suministros. El empleado deshonesto presionaba al futuro proveedor y supeditaba la firma del contrato a cambio de una comisión para él.