Negocios Ilegales

09.01.2019

Volver

El departamento de gestion de riesgos descubrió que uno de los empleados recibía en su correo personal de Gmail correspondencia corporativa de otra compañía.
En pocas horas, quedó claro por qué la compañía estaba perdiendo clientes regularmente en la etapa de firmar acuerdos. 
Gracias a la alerta proporcionada por el DLP, el servicio de gestion de riesgos pudo esclarecer el motivo. El fraude consistía en que tres empleados internos que al parecer no se conocían entre sí, ofrecían a los interesados condiciones más ventajosas justo antes de la firma del contrato con la empresa y se quedaban con los beneficios usando los recursos de la empresa. Los tres especialistas fueron descubiertos porque usaban el mismo buzón de correos de Gmail.